BlogCiudadesExperienciasGente

Cómo Buenos Aires sedujo a Ana

buenos Aires, un destino que seduce

En esta ocasión os ofrecemos desde un punto muy personal, la experiencia de nuestro colaborador y planificador de viajes Javier, que diseñó un viaje a una pareja que querían una experiencia única.

» Disfruto diseñando cualquier viaje y el momento para mí más divertido y enriquecedor es cuando pregunto a mis clientes cuáles son sus aficiones, es entonces cuando me pongo a investigar hasta dar con experiencias que sé que les van a seducir, que les harán vibrar de emoción y que quedaran fijadas en su memoria para siempre.

Ana, es una profesora de ballet apasionada con su profesión, a Eduardo, su novio, le propuse hacer una visita temática de Buenos Aires, en torno a la pasión de Ana, el baile. El día comenzó con una visita al Teatro Colon, donde Ana pudo ver cada rincón del teatro: la carpintería, la sastrería, las tramoyas, los camerinos y el escenario donde soñó con actuar algún día.

Con la emoción de haber conocido uno de los teatros míticos del mundo, continuaron con una visita de Buenos Aires combinando el arte de los edificios y las calles más emblemáticos con el barrio del Abasto donde se fraguó la cultura del tango, y se cultiva el auténtico tango de barrio, el popular, el  menos turístico. Allí  visitaron el Museo de Carlos Gardel, y conocieron las famosas Esquinas, casas de tango donde los bonaerenses disfrutan bailando. En este carismático barrio Ana tuvo el privilegio de recibir una clase maestra de tango en una afamada academia con un gran profesional.

Después de la sorpresa de la clase particular de tango quise darles otra sorpresa, pero esta vez a Eduardo, un gran aficionado al futbol,  y fue en el barrio de La Boca, uno de los más antiguos y famosos de Buenos Aires, con sus coloridas casas como las que se encuentran en la calle Caminito, y de ahí su guía los llevo  a conocer el  archifamoso estadio del Boca Juniors, conocido como La Bombonera. Eduardo disfrutó muchísimo con las historias que les contaba Héctor su guía y visitando el museo, los vestuarios, el palco de Diego Armando Maradona y pisando el césped del campo.

Llegó la hora del almuerzo y quise que fuera en un lugar original, así que teniendo en cuenta que la pizza en Buenos Aires es tan exquisita como en el mismo Nápoles, lleve  a Ana y Eduardo a Banchero, una pizzería en el Barrio de La Boca, popular,  bulliciosa y deliciosa.

Después de una mañana Ana y Eduardo descansaron y disfrutaron de su hotel, el Alvear, uno de los hoteles, más elegantes y emblemáticos del mundo.

Quedaba la noche y me sentí obligado a que estuviese al mismo nivel de sorpresas y emoción que el día, así que les sugerí asistir a la representación de La Cenicienta en el Teatro Colón, el mismo que por la mañana habían visitado, pero esta vez plácidamente desde el patio de butacas.
La representación emociono a Ana, así como  la cena, en uno de mis restaurantes favoritos, el Zum Edelweiss, el lugar donde acuden los artistas que actúan en el Teatro Colón y otros teatros de la Avenida Corrientes, preferido por su buena comida, ambiente bohemio y por tener unos horarios amplios que permiten cenar cuando terminan las representaciones.

Después de una velada y una cena tan romántica di a elegir a nuestra entrañable pareja entre dar por finalizada la jornada, ir a Jet Lounge,  la discoteca más glamurosa y exclusiva de Buenos Aires, o volver al barrio del Abasto para bailar tango en una de sus carismáticas “esquinas”, lugares tan auténticos y que a veces llegan a ser surrealistas, donde se va como dicen los porteños más castizos “a bailar o  bailar”, y por supuesto allí que fueron a finalizar su día temático de tango.  

El viaje de Ana y Eduardo continuó hacia la Patagonia, por las Cataratas de Iguazú, la alegre y  divertida Río de Janeiro y la bohemia playa brasileña de Buzios. Otro día os contaré las experiencias y aventuras que les preparé en estos maravillosos lugares.»

compartir
sou un viajero responsable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *