dónde dormir en Marrkech

Los mejores Riads y hoteles de Marrakech

Marrakech cuenta con excelentes alojamientos, pero dormir en riads y hoteles baratos y con estilo no es tarea fácil de encontrar. Aquí te descubrimos algunos de los mejores Riads de Marrakech y de los mejores hoteles de Marrakech, bien situados, con encanto y de precio muy asequible.

Una de las experiencias más auténticas que puedes encontrar en tu viaje a Marrakech es alojarte en un riad que en árabe significa jardín. Suele ser una pequeña y acogedora casa particular con pocas habitaciones en torno a un patio interior con plantas y una pequeña fuente o pileta.  Son lo que nosotros solemos llamar hoteles con encanto y se garantizan por el trato muy personalizado que dispensan los que normalmente son sus propietarios o anfitriones.

Pero si lo que quieres es tener una experiencia digna de Las Mil y Una Noches, también encontrarás la lista de los mejores hoteles de Marrakech, los preferidos de la Jet Set internacional.

Riads con encanto a un precio razonable.

Riad Tizwa

Uno de los mejores riads de Marrakech. La casa es grande y bonita, cuenta con un patio lleno de flores, balcones envueltos en llamativas cortinas y seis espaciosas habitaciones con muebles cómodos y sencillos. El servicio es muy personalizado y discreto. Una de las mejores características de este riad es terraza con sus vistas de la medina.
El desayuno es un gran momento del día con yogur casero, fruta fresca, bollería y pastelitos, el riquísimo pan marroquí, tortitas francesas y huevos.
Está muy bien ubicado a un paso del palacio Dar el Bacha (un excelente lugar para recoger taxis) y solo de cinco a 10 minutos a pie de los zocos, Medersa Ben Youssef y Djemaa el-Fna.

Riad Malika

El hogar del artista Jean-Luc Lemée, es uno de los riads más antiguos y característicos de la medina de Marrakech. El ambiente creativo y la influencia intercultural son un gran atractivos de este riad tan especial. Dispone de cuatro salas de estar con un diseño de buen gusto. También dispone de un pequeño hammam con una  piscina exterior y una sala de masajes justo al lado del patio principal. Junto a la piscina hay un pórtico cubierto con un bar. Las nueve habitaciones son amplias y están decoradas con piezas vintage y modernistas. El desayuno se sirve en la terraza, el almuerzo junto a la piscina y la cena de tres platos en el jardín a la luz de las velas. Un lugar realmente especial.

Riad Malika

Riad Dar Attajmil

Otro  buen Riad enMarrakech es el Dar Atajmil. Acogedor es la palabra que define a este intimo riad de cuatro habitaciones. Alojarse en el es hacer una inmersión en la vida de la medina marroquí. Con una atmosfera cultural con conciertos de música improvisada en el patio, y cursos de cocina con la cocinera dada. Las cuatro habitaciones no son muy grandes, pero pero están cuidadosamente equipadas y decoradas con colores suaves. A destacar la excelente cocina que sirve fusión de tradición marroquí y mediterránea.

Riad Dar Attajmil de Marrakech
Dar Atajmil

Riad Berbère

Un riad estupendo del siglo XVII con un exuberante jardín islámico y cinco habitaciones minimalistas llenas de luz. Al igual que la decoración, el servicio aquí es cálido, auténtico, discreto y personal. La gerente Ingrid es una mina de información y tiene una libreta de direcciones envidiable llena de contactos para los mejores peluqueros, instructores de yoga y músicos locales. Las cinco habitaciones tienen hermosas proporciones, camas de plataforma de bajo nivel, techos altos, vestidores y baños de tadelakt. La comida aquí es tradicional, fresca y sabrosa. En la terraza de la azotea se sirve un delicioso y glamuroso desayuno marroquí con frutas y tortitas

Riad Berbere en Marrakech
Riad Berbere

 

P’tit Habibi

Es la casa de vacaciones del arquitecto noruego Knut Hovland, la casa tiene un carácter excéntrico e íntimo y quedarse allí es como pasar las vacaciones con amigos. La música marroquí sale del salón escandinavo-chic y atraviesa el patio de mármol con su enredadera, donde Fátima, la dada (cocinera) a menudo asa kebabs sobre un fuego de carbón. El personal es amable, servicial y discreto.  Hay cinco habitaciones, todas decoradas de forma diferente con una mezcla ecléctica de muebles de madera pintada, artesanía y fotografías de Marruecos en la década de 1960.

Riad Chambres d’Amis

Su propietaria Anke van der Pluijm  es diseñadora de interiores y  tuvo la oportunidad de comprar un riad que descaradamente decoró de manera memorable con varios estilos llenándolo de artesanía local, mobiliario y accesorios kitsch “upcycled”. La casa tiene un gran patio con jardín, un pequeño bar y una terraza cubierta con plantas. Anke es una maravillosa anfitriona que aporta excelentes sugerencias para comprar, además tiene una tienda de artesanía en línea con la decoración de su riad. La comida aquí es tan eclactica como la decoración, que combina cenas marroquíes de tres platos con prolongados desayunos bufé, almuerzos ligeros y tapas españolas.

Riad Le J

Es la casa marroquí de dos diseñadores de muebles italianos y está escondida detrás de la mezquita Mouassine.
Combina un diseño interior elegante con artesanía local. Cualquiera que sea la habitación que elijas entre las cuatro opciones temáticas te gustará: Menta, Azafrán, Pimienta y Canela, todas tienen un gran encanto. Los techos pintados de las habitaciones  fueron rescatados del mercado de Bab el Khemis y restaurados con detalle con colorida geometría.Los desayunos son sensacionales, con pan recién hecho, panqueques suaves y miel de flores silvestres de las montañas.

Dar al Assad

Una puerta de bronce tachonada da entrada a un patio con arcos de herradura y acogedores bhous (asientos) con invitados que conversan relajadamente en un ambiente lleno de bustos, libros y objetos de arte. La casa lleva casi veinte años en funcionamiento por lo que las cosas funcionan como un reloj suizo. Sus habitaciones son amplias y modernos con baños revestidos de mármol.
El desayuno es todo un festín de panqueques baghrir, huevos fritos con mantequilla, yogur casero y fresco, pan recién horneado y pastelitos de chocolate.
La cena es un momento especial que empieza con un cóctelen la terraza de la azotea, y sigue con un excelente menú en el patio.

Riad Matham

Sin estridencias ni adornos innecesarios, Riad Matham ofrece una auténtica experiencia sencilla y minimalista. Esta situado en la medina en una casa del siglo 16, justo al lado de los zocos. El personal es atento y siempre dispuesto a satisfacer a sus invitados con excelentes recomendaciones de que hacer en la medina u organizar excursiones e incluso planificar fiestas de cumpleaños.
Aparte de la maravillosa terraza y la piscina, tiene un pequeño hammam.
Las seis habitaciones conservan su carácter tradicional con techos altos y pintados con grandes puertas «rtaj» y detalles de estuco.
El desayuno en la terraza de la azotea es una verdadera satisfacción.

Riad UP

Localizado en la animada zona de Kennaria, el Riad UP es un tranquilo refugio con una acogedora sala de estar, y una piscina en el patio. Es la casa de la diseñadora mallorquina Elsa Bauza y combina un estilo minimalista moderno con texturas marroquíes terrosas. El servicio es súper personalizado. La casa está organizada en dos alas, lo que garantiza que las habitaciones sean tranquilas. Su decoración es sencilla y contemporánea. El desayuno en la terraza es un desfile de productos saludables de miel de montaña, tortitas marroquíes  y yogur casero entre otras delicias locales.

Riad Tchaikana

Una perla escondida en Marrakech, a 12 minutos a pie de Djemaa el-Fna y seis minutos de la Medersa Ali ben Youssef, con amplias suites decoradas con jarras de agua saharianas antiguas y sillas Dogon talladas a mano.  Una cocina excelente y un servicio atento y considerado.

Riad Al Moussika

Este riad de seis suites, exquisitamente decoradas, fue un antiguo palacio de Thami el’Glaoui, Pasha de Marrakech y Señor del Alto Atlas. Ahora sus interiores son Art Deco, y alberga uno de los mejores restaurantes de la medina, con increíbles vistas de las montañas del Atlas.

Riad Jennah Rouge

Si te encanta el ambiente mochilero, pero ya no estás dispuesto a compartir baño, entonces este riad es el lugar para ti. Este hostal auténtico y juvenil ofrece todos los beneficios esperados para mochileros con una buena dosis de confort. La terraza de la azotea ofrece incluso vistas a los jardines reales.

Y con un precio….. inmejorable.

Pero si buscas alojarte en establecimientos de calidad reconocida aunque de presupuesto medio alto estos hoteles y riads te encantarán.

Riad Joya

Diseñado con esmero por el director de arte y propietario italiano, Umberto Branchini, el Riad Joya ofrece una dosis de elegancia milanesa en medio de las polvorientas callejuelas de la medina. Hay siete suites llenas de glamour además de una hermosa piscina y un bar en la azotea.

Riad Adore

El Riad Adore es un hotel espacioso y luminoso con un acabado contemporáneo. Ofrece una arquitectura original, un servicio hogareño, una piscina en el patio y un hammam de una pinta. Pregunta por la habitación Victoria es la mejor de la casa.

Riyad el cadi

Es el retiro de un ex embajador,  ofrece paz y aislamiento a la vuelta de la esquina de la siempre animada plaza de Djemaa el-Fna. Son cinco riads vinculados que ofrecen habitaciones que muestran el arte del Medio Oriente, desde azulejos pintados a mano en la suite otomana hasta antiguos velos de bodas bereberes en las habitaciones de Douriya.

Palais Lamrani

Un verdadero palacio histórico de riad con un espectacular jardín lleno de árboles frutales y pájaros, lleno de lujosos muebles y un patio con piscina y seis habitaciones grandes y ricamente decoradas que evocan fantasías de 1001 noches.

Los Jardines de La Koutoubia

En el corazón de la Medina, con el aroma y color que caracteriza a Marrakech  cerca de la legendaria Plaza Jemaâ el Fna, en un edificio que que data del siglo XIII, es un prestigioso alojamiento muy apreciado por la calidad de su servicio, un lujoso Spa regentado por Carita y un restaurante con fama internacional.

Riad 72

Un escondite de moda en la histórica medina donde la fotógrafa italiana Giovanna Cinel ha unido el estilo de un traicional riad marroquí con su particular estilo milanes

Los mejores hoteles de Marrakech

Mövenpick Hotel Mansour Eddahbi Marrakech

Un original hotel de lujo con centro de conferencias, fue renovado por los arquitectos franceses Studio MHNA por nada menos que 100 millones de dólares, aunque su precio no es barato no llega a ser prohibitivo. Se convirtió en un hotel palaciego con 503 habitaciones inspiradas en la extravagante vida del Sultán Ahmed Al-Mansour, que lleva su nombre.

Radisson Blu Hotel, Marrakech Carré Eden

El nuevo e innovador Radisson Blu es un ejemplo de cómo Marrakech se está moviendo hacia un ambiente más moderno y contemporáneo. Las 198 habitaciones, el bar, el restaurante, la suite ejecutiva y el spa fueron concebidos por un estudio de diseño de Casablanca con experiencia y combinan un estilo relajado y moderno de mediados de siglo con sutiles influencias marroquíes.

Savoy Le Grand Hotel

Situado a 500 metros de los jardines de la Menara y 2,2 Km de la gran Plaza , un hotel con buenas habitaciones, servicio atento y piscina exterior que en verano se agradece.
El hotel aunque grande y algo impersonal gusta mucho.

Pullman Marrakech Palmeraie Resort & Spa

Un resort grande de lujo con 252 habitaciones, tres piscinas y un lago artificial rodeado de 17 hectáreas de jardines, olivares y palmeras. Tenis, golf y un spa de bienestar Nuxe. Una buena opción para ir con niños que se entretienen en una Aldea Infantil que está abierta todo el día.

Royal Mansour Marrakech

El rey de los de los hoteles de lujo donde se alojan los reyes de todo el mundo. El Royal Mansour fue encargado por el rey Mohammed VI, quien a menudo aloja a sus huéspedes en sus 53 riads privados, que se encuentran en casi cuatro hectáreas de fragantes jardines moriscos rodeando la medina.

La mamounia

Si el Royal Mansour es el Rey a La Mamounia podemos denominarla la gran dama de Marrakech. Un emblemático hotel que ofrece preciosos jardines amurallados, cuatro restaurantes, fabulosos desayunos y habitaciones de cuidado estilo marroquí, cerca de la plaza Medina y la plaza Jemaa El Fna.

Imprescindible, aunque no te alojes, tomar una copa en su glamuroso bar.

Mandarín Oriental

Este fabuloso hotel está inspirado en un moderno estilo marroquí formado por los colores del desierto y el rico patrimonio creativo de los habitantes originales bereberes de Marruecos. El resultado es un oasis fresco y contemporáneo.

Four Seasons Resort Marrakech

En medio de 40 acres de exuberantes jardines, justo al borde de la histórica Medina. Forma parte de la exclusiva familia Four Seasons y podemos decir que es un hotel que se adapta bien a todos los gustos y tipos de clientes desde familias a recién casados ​​pasando por los directivos y empresarios más exigentes

Amanjena

Amanjena significa «paraíso pacífico» y la visión recortada del arquitecto Ed Tuttle es la de un palacio morisco monumental con perspectivas que se desvanecen a través de arcos que evocan una atmósfera de calma zen. Amplios espacios y habitaciones con simetría agradable y lujosos acabados.

Selman Marrakech

Un elegante hotel  que combina el estilo francés del famoso arquitecto Jacques García con un spa de Henri Chenot, cuenta con una fantástica piscina de 75 metros, servicio de mayordomo personal y la pasión marroquí de la cría de caballos de pura sangre en las instalaciones del propio hotel.

Villa des Orangers

Beber un té de menta mientras los pájaros cantan entre los naranjos oliendo a azahar es el verdadero lujo de este riad de 27 habitaciones. Miembro del exclusivo club  Relais & Chateaux está ubicado en dos residencias de principios del siglo XX, es uno de los pocos hoteles cerca de la medina con un amplio patio con jardín, donde los huéspedes pueden nadar en la piscina climatizada de 18 metros.

La Sultana Marrakech

El lujo, la historia de este edificio y el sentido de la hospitalidad son las señas de identidad de La Sultana. Alojarse aquí es una experiencia real, teniendo en cuenta la decoración grandilocuente del hotel y la minuciosa restauración de tres años, que hasta involucró a la Organización de Monumentos Históricos.

Palais Namaskar

El Palais Namaskar, a las afueras de Marrakech, ofrece habitaciones tranquilas y un bar en la azotea con fabulosas vistas de las montañas del Atlas. Ubicado en el oasis The Palmeraie, a solo 20 minutos en coche de los zocos del centro de Marrakech. Las habitaciones son mucho más amplias que en los hoteles de la ciudad, con paredes de vidrio que se abren a las piscinas ornamentales.

Almaha Marrakech

Inspirada en el poema de Baudelaire ‘L’invitation au Voyage’, Almaha Marrakech es un gran hotel boutique de 12 habitaciones en la Kasbah con un lujoso spa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies